La II Guerra Mundial los vio nacer en Alemania. Los muñecos reborn surgieron de las manos de hacendosas madres que, ante la carestía, buscaban perpetuar con su ingenio la inocencia de unos hijos castigados por las bombas. Rehacían sus muñecos rotos para reconstruir sonrisas. Con estas mujeres, emergió una técnica artesana, el reborning.

Sobre ella, se sustenta, a día de hoy, una amplia comunidad internacional de amantes del arte y el coleccionismo. Muchos de ellos, por la ternura que inspira la hiperrealidad de estos muñecos.

El hiperrealismo de los muñecos reborn es innegable

Muñecos reborn únicos y singulares

Los muñecos reborn suelen ser piezas únicas y singulares. Desde las réplicas exactas a otros bebés recién nacidos a las nuevas tendencias de merchandaising. La mismísima Fox a la firma un acuerdo con una empresa española para crear reborns inspirados en la película Avatar.

La Fox ha llevado toda la ternura de los muñecos reborn a estas réplicas inspiradas en la película Avatar

Sus autoras son artesanas o escultoras repartidas por todo el globo, España incluída, que suelen vender sus creaciones a través de internet. Un mundo mayoritariamente femenino, tanto en su manufactura como en su adopción.

Porque la afectividad que envuelve a estas creaciones trae consigo una implicación a veces emocional. Los muñecos reborn son dotados de papeles de adopción y todo tipo de características propias del universo de los recién nacidos, incluso de su propio kit de newbornig.

Nuevas tendencias: muñecos reborn animatrónicos

Los materiales utilizados son el plástico de vinilo o la silicona. Este último aporta una sensación aún más realista en el acabado y el tacto y, por tanto, un mayor precio de venta. Oscila entre los 300 y los 4.000 euros que puede costar la innovación de los muñecos newborn animatrónicos, que respiran e incluso se les puede ayudar a dar sus primeros pasos. Algunos de los clásicos ya realizaban sus pipís y caquitas oportunas.

Entre las personas que adquieren un muñeco newborn existen diferentes motivaciones, pero la emocional suele ser la más imperante. Abuelas y madres que quieren perpetuar la imagen de sus hijos cuando eran unos bebés, mujeres con la imposibilidad de tenerlos... O el mero hecho de coleccionar una pieza única e irrepetible. Incluso, se ha demostrado el beneficio de su aplicación en terapias con personas mayores.

Sea cual sea la motivación, los profesionales de este mundo aconsejan un extremo cuidado de los muñecos reborn dada la delicadeza de sus materiales. Y, por tanto, no recomiendan este muñeco para niños o niñas menores de 9 años. Se trata de una creación dirigida a adultos que aprecian la valía de estos bebés hiperrealistas realizados con tanto mimo.





 

Compartir este post

Comentarios (0)

No existen comentarios

Nuevo comentario